viernes, 6 de febrero de 2009

EL CHISTE, LO CÓMICO, EL HUMOR


Freud en 1905, es decir, 5 años después de "La interpretación de los sueños", texto central de la obra de este autor, ya que en él formaliza el concepto de inconsciente, escribe "El chiste y su relación con lo inconsciente", texto éste donde Freud va a diferenciar el chiste, lo cómico y el humor, y nos va a mostrar cuál es el mecanismo que a nivel psíquico experimenta un sujeto cuando alguna de estas tres producciones se dan en el lenguaje.
Partiremos de la conclusión final, porque en psicoanálisis todo parte del último efecto, y desde ahí, todo lo dicho anteriormente toma sentido.
Freud: "El placer del chiste nos pareció surgir de un gasto de inhibición ahorrado; el de la comicidad, del gasto de representación ahorrado, y el del humor, de gasto de sentimiento ahorrado." A primera vista podemos ver que en esta conclusión hay una repetición: gasto de "algo" ahorrado, es decir, que hay "algo" en el aparato psíquico que se ahorra y eso que se ahorra, produce en el sujeto que interviene en la acción un placer, el placer de un ahorro.
El mecanismo nos muestra una reconquista de un placer que, por motivo de una inhibición, una representación o un sentimiento, estaba coartado. A través del chiste, lo cómico o el humor, se logra la producción de un placer perdido a causa del desarrollo de esta actividad.
Pero ¿qué es eso que se encontraba perdido? Ya hemos dicho que se trata de un placer pero proveniente de dónde, por qué es tan importante este reencuentro. Freud nos dice que la euforia que tendemos a alcanzar por estos caminos no es otra cosa que el estado de ánimo de una época de nuestra vida en la que podíamos llevar a cabo nuestra labor psíquica con muy escaso gasto; esto es, el estado de ánimo de nuestra infancia, en la que no conocíamos lo cómico, no éramos capaces del chiste y no necesitábamos del humor para sentirnos felices en la vida.
El reencuentro con aquel lugar que en nuestro aparato psíquico ocupa nuestra propia infancia, el hombre, adulto ya, traza la trayectoria de su vida en base a la infancia, pero no estamos hablando de la infancia aquella donde éramos chiquititos y el juego era la base de nuestro día a día, estamos hablando de la infancia constituida con estructura en nuestro aparato psíquico, hay algo en cada uno de nosotros que es eso, infantil pero como primario.
Es decir, que el adulto está determinado por aquella primera vez en que tomó contacto con el lenguaje y por tanto, con lo inconsciente.
El inconsciente está estructurado como un lenguaje significa que todo en el hombre son frases, palabras, todo lo inconsciente está en lo que dice, no debemos ir a buscar el inconsciente a ninguna profundidad, lo encontramos en el último efecto, en la palabra.
Así, un sencillo chiste, una situación cómica o incluso un momento humorístico hablan del sujeto, de cómo se constituye el aparato psíquico de ese sujeto en concreto, de la posición que toma frente al lenguaje, a la ley. Porque debemos diferenciar el término inconsciente, producido por Freud en 1900 con "La interpretación de los sueños" del inconsciente de fulano de tal, que sólo puede producirse en sesión, bajo los requisitos del análisis: un pacto constituido por un horario, convenido entre el paciente y el psicoanalista, y unos honorarios que el paciente ha de pagar.
Un chiste contado en sesión puede llegar a producir un saber que me modifique. Entonces, ¿por qué perder la oportunidad de hacerse sujeto del inconsciente; ya que Freud lo produjo para el mundo?
Magdalena Salamanca Gallego

12 comentarios:

migul dijo...

Muy interesante lo que dices, tendre que prestarle algo más de atención a la psicología...

El chache dijo...

Si es que lo que no digera Freud...
Un saludete

estoy_viva dijo...

Es mi reecuentro con mi infancia ser una persona chistosa o mejor dicho que no pierdo la risa por nada ni el sentido del humor, parte vital de mi vida.
Interesante
Con cariño
Mari

Poseidón dijo...

"l'homme d'aujourd'hui s'est construit dans l'enfant qu'il était autrefois.."

El hombre de hoy se construyo en su infancia..

Por eso la infancia y adolescencia son extremamentes importantes para todo ser humano..
Por lo tanto la educación es sumamente importante en ese momento..

También me senti muy feliz leyendo los cuentos ;
del guerrero del antifaz, el capitan trueno, el jabato, etc..

recuerdan aquella cancion de ROBERTO CARLOS :

Tengo a veces deseos de ser
Nuevamente un chiquillo
Y en la hora que estoy afligido
Volverte a oir
De pedir que me abraces y lleves
De vuelta a casa
Que me cuentes un cuento bonito
Y me hagas dormir

Muchas veces quisiera oirte
Hablando sonriendo:
“Aprovecha tu tiempo
Tú eres aún un chiquillo”

A pesar la distancia y el tiempo
No puedo olvidar
Tantas cosas que a veces de ti
Necesito escuchar
Lady Laura, abrázame fuerte
Lady Laura, y cuéntame un cuento
Lady Laura, un beso otra vez
Lady Laura

Verónica Rodríguez Orellana dijo...

Suelen venirme a la memoria más sueños que chistes . Sueños que guardo para poder hablar de ellos pero recuerdo hace tiempo un chiste que hice en sesión que me costó unas 4 sesiones más de trabajo encontrar el hilo a la cuestión. Muy interesante lo que explicás , un saludo

goyo dijo...

Marcos !!!! son las seis de la mañanana, recien llegas y estas borracho Donde estuvistes?
Sali con Juan, fuimos a cenar por que era el cumpleaños y se me hizo tarde.. Mentira !!!Si juan me llamo anoche tarde para ver si ibas al campo hoy!!!! Bueno mujer, es la unica mentira que tengo preparada, si te gusta esta bien, por que no he pensado en otra !!! ja ja
Espero que te guste ( por que no tengo otro) Un beso

pande... dijo...

Magdalena... me alegra mucho que hayas tocado este tema, por cosas que no vienen al caso... en mi vida he sufrido mucho, y gracias a un sentido muy grande del humor inherente a mi persona... he podido soportar mejor los contratiempos, además cuento muchos chistes e incluso me los invento, y a veces cuando la tristeza se apodera en demasía de mí... hago el esfuerzo de contarme alguno que otro chiste a mí misma.

Sin ir más lejos, el catorce del mes pasado falleció mi madre, pero de forma natural a sus 78 años y mientras dormía, hay momentos que lo paso muy mal, pero como mi madre y también es curioso mi padre (hace catorce años que falleció)eran tan alegres, divertidos, espontáneos... tengo anécdotas muy gratas, y cuando la pena se quiere apoderar digamos en forma enfermiza, me ayuda mucho recordar todo ello, sintiendome muy aliviada.

La verdad, soy consiente, que cuando nos reímos generamos unas sustancias químicas, lo mismo que cuando hacemos ejercicio por ejemplo, y por ello nos sentimos tan bien y relajados.

Gracias, por esta entrada Magdalena.

Un beso, neniña

Maite

Angel dijo...

Conforme vamos cumpliendo años, también vamos perdiendo humor, comicidad, tal vez nos hacemos más egoistas y no queremos hacer esfuerzos inútiles

Un saludo

goyo dijo...

gracias por tus comentarios en mi blogs....... si me gusta mucho Miguel Menassa..
se me arruga el corazon !! te gusto? un beso

Prometeo dijo...

Muy interesante, sí, como todo lo que escribe Magdalena.
Besos

Odi Noyola dijo...

^-^ ¡Ke viva Freud y el Psicoanálisis! ^-^

Mista Vilteka dijo...

¿Quién ahorra más es mejor comediante? ¿Entre más ahorro me guardo a mí mismo en mí mismo? Todo yo, todo mi abarcado por mi parte, por mi algo.