viernes, 20 de marzo de 2009

LOS SUEÑOS. PARTE V

“Es preciso tener la humildad de reprimir nuestras simpatías y antipatías si queremos reconocer la realidad de las cosas”.
La realización de deseos es la piedra angular de la explicación del sueño. Realización de deseos en relación a una necesidad que puede ser física o psíquica. Hay muchas necesidades orgánicas que son productoras de sueños; la excitación genital, el hambre, la sed, la necesidad de dormir, etc.
Siempre que un sueño nos resulta perfectamente inteligible, se nos revela como una satisfacción alucinatoria de un deseo. La deformación onírica es la que da al sueño su singular apariencia y nos lo hace ininteligible.
La deformación onírica es un producto del trabajo del sueño, para escapar de la censura oficial, imponiéndose a sí mismo una propia censura. Que se representa en las lagunas que presenta el contenido manifiesto, igual sucede con los elementos del sueño que aparecen débiles, indeterminados o dudosos.
Los efectos de la censura y los medios de que dispone la deformación de los sueños son la condensación y el desplazamiento. La censura misma es una de las causas principales de la deformación onírica.
Si comparamos el sueño manifiesto con el sueño latente, podemos observar que hay elementos del contenido latente que han sido eliminados, otros que han sufrido una modificación y, otros que han pasado al contenido manifiesto sin haber sufrido ninguna modificación.
Las tendencias contra las cuales se dirige la censura son indecibles para el sujeto desde el punto de vista ético, estético y social, cosas en las que nos atrevemos ni a pensar o las pensamos con horror. Por eso, en ocasiones utilizamos los sueños para manifestar deseos intolerados en la vida despierta.
En la vida despierta al rechazar lo que nos es desagradable, reproducimos el mecanismo de la formación de los sueños en lugar comprenderlo y dominarlo.El psicoanálisis confirma la máxima de Platón que dice: “Los buenos son aquellos que se contentan con soñar lo que los malos efectúan realmente”.
CONTINUARÁ...

4 comentarios:

Angel dijo...

Para los no profesionales del análisis y la indagación por medio de los sueños, estos son para nosotros escapes para pasarlo bien o mal. Yo particularmente siempre me lo suelo pasar bien en mis sueños, con matices claro. Un saludo.

Magdalena Salamanca dijo...

Gracias Angel, es importante pasarselo bien hasta en sueños.

Magdalena Salamanca dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Mistral dijo...

Nuestro estado de ánimo durante el día depende del tipo de sueño que hayamos tenido durante esa noche, por lo tanto si algún día pudiesemos elegir nuestros sueños, seguramente seríamos mucho más felices.
Creo que lo mejor hasta que eso se consiga es procurar ir por delante del sueño, procurar ser feliz durante el día para que nuestros sueños sean agradable y así poder cambiar la rotación de ese círculo.
Saludos